Mi peor c*gada del 2020 (Parte 5)

Mi peor c*gada del 2020 (Parte 5)

¿Y cuál es la moraleja?

A fin de cuentas, ¿Estoy molesto por lo que pasó? ¿Me duelen los 128€?

La verdad es que no. Todo esto fue parte de una gran lección que se viene gestando desde ese día en que decidí hacer el cambio de compañía energética.

La culpa no es de la mentirosa Ana, la incompetente Noremi ni de la otra Ana, quien todavía debe estar buscando la forma de no pagar la electricidad de su casa.

La culpa es mía. Yo fui quien tomó decisiones apresuradas sabiendo exactamente a qué me enfrentaba y pensando que alguna de estas ineptas me ayudaría.

Recientemente he estado escuchando repetidamente a Ryan Holiday, un autor especializado en la filosofía estoica, y gracias a él he grabado en mi cerebro la idea de que no tiene sentido sufrir por lo que no podemos controlar.

Yo no puedo controlar a ninguna de las involucradas en esta historia ni nada de lo que hacen. Además, lo que me hicieron no fue nada personal, ellas se lo harían a cualquier persona del mundo si tuvieran la oportunidad.

Mi consuelo es saber que esa forma de actuar les traerá más problemas a ellas que a mí y que gracias a lo sucedido salí de la experiencia siendo otra persona. Fue una excelente lección que me costó solo 128€ y que podré aprovechar por el resto de mi vida.

Espero que tú puedas aprovechar esta historia para mirar esos comportamientos que odias en ti mismo/a y que sigues adoptando a pesar de saber que te traerán problemas.

¿Sabes qué haré la próxima vez que alguien no me responda un mensaje importante? Me le voy a plantar en la puerta al día siguiente.

Nada de «le voy a mandar otro a ver si responde» o «voy a llamarlo porque a lo mejor no está pendiente del teléfono». Ese Alejandro tonto y miedoso se acabó. Ya sé que si vuelvo a hacer lo mismo no tendré excusa para quejarme.

Todavía tengo la oportunidad de recuperar el dinero que perdí, pero para hacerlo tengo que tomar este enfoque más serio y dejar de ser tan pasivo.

¿Qué harás tú cuando alguien te quiera pasar por encima? ¿Darás la cara o te esconderás?

Puedes esconderte, pero si lo haces, recuerda que todo lo que pase de ahí en adelante será tu culpa y de nadie más.

Esta es una historia para personas que temen enfrentar sus miedos pero saben que una vez lo hagan sentirán la mayor de las felicidades.

Recuerda que en cada esquina hay una Noremi o una Ana deseando encontrarse con alguien que se deje pasar por encima.

No las dejes. Ármate de valor y enfrenta las situaciones incómodas como una oportunidad para crecer.

Si quieres que otros te respeten, primero debes respetarte tú.

¿Cómo planeas hacerlo?

Prólogo

Seis días luego de escribir la historia «Mi peor c*gada del 2020» logré lo que parecía imposible: ¡recuperé mi dinero!

Ahora sí: hasta nunca, Noremi.


Advertencia: leer podría ser divertido. Hágase bajo su propio riesgo.


Leer parte 4: «La persecución».

Leer parte 3: «El inicio».

Leer parte 2: «La mala del cuento».

Leer parte 1: «Todo empezó cuando dije: ‘ok, acepto la oferta. Mi número de cuenta es…'».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *