Los 100 Consejos de Alguien Que Maneja Su Tiempo a la Perfección

Los 100 Consejos de Alguien Que Maneja Su Tiempo a la Perfección

Algún día escribiré de este tema como un campeón.

Escribiré un libro que se llame Los 100 Consejos de Alguien Que Maneja Su Tiempo a la Perfección (o quizás algo más pegajoso).

Espero algún día ser un experto administrador de mi tiempo, pero mientras tanto, soy igual que todo el mundo. También tengo días en los que siento que el tiempo no alcanza para nada.

Dicho esto, ¿Por qué escribo este artículo?

Porque en los últimos meses he notado grandes mejoras en este aspecto y voy a compartir contigo la clave para lograrlo.

Algunos de los beneficios que he conseguido son:

  • Una notable reducción en mis niveles de estrés.
  • Más energía mental a lo largo del día.
  • Mejor estado de ánimo.
  • Más satisfacción haciendo menos cosas.
  • Entre otras…

¿Y cómo lo hice?

El truco

La siguiente palabra es la clave de la gestión del tiempo: prioridades.

Hace unos días empecé a leer Meditaciones (el milenario libro del emperador Marco Aurelio) y ya entiendo por qué es tan alabado.

Este mega-sabio filósofo tenía muy presente la simplicidad de la vida y la enorme cantidad de energía que desperdiciamos al preocuparnos por lo superfluo, lo que no tiene importancia real.

Si hubiera leído este libro hace seis meses quizás me hubiera ahorrado unos buenos dolores de cabeza, pero ese no fue el caso.

Siendo alguien que disfruta estando ocupado, me acostumbré a llenar mis días de actividades muy exigentes pero poco importantes. Algunas de estas eran:

  • Responder constantemente mensajes de WhatsApp e Instagram.
  • Corregir detalles de infoproductos que nunca lancé a la venta.
  • Hacer planes detallados para conseguir objetivos que no deseaba realmente.
  • Y cómo no, el rey de las pérdidas de tiempo: el consumo de redes sociales a cualquier hora del día.

Hace seis meses/un año era la persona más ocupada del mundo. Hoy, con el mismo trabajo y las mismas responsabilidades, me siento más relajado que nunca. Todo gracias a organizar mis prioridades.

Lo primero: organiza la basura

El primer paso es ver donde se esconden esos «ladrones de tiempo» que nos drenan la energía. Debes revisar tu día a día.

Para hacer una buena revisión necesitas hacerte consciente de lo que haces desde que despiertas hasta que te acuestas. No hace falta juzgar si está bien o mal, solo observar. Que las pequeñas actividades dejen de pasar desapercibidas.

Yo solía tener episodios de entre 15 minutos y media hora viendo Instagram con la mente en otro lado. Cuando soltaba mi teléfono y me preguntaba que había estado haciendo todo ese rato, era como si no me acordara.

¿Cuándo te pasó por última vez? ¿Hoy? ¿Justo ahora antes de leer este post? Es más común de lo que parece. El tiempo se nos pasa y no sabemos en qué.

A mí no me preocupaba porque ese era mi «rato de distracción,» pero cuando empecé a hacerme consciente de mi rutina diaria, me di cuenta de que tenía más ratos de distracción de los que creía.

¿El resultado? Entre una y dos horas perdidas en la nada. Al llegar la noche sentía que no me había rendido el día y me preguntaba cómo era posible que el tiempo pasara tan rápido.

Luego me di cuenta de que no era solo Instagram sino también WhatsApp, que consume más minutos de los que imaginaba.

También analicé mis actividades «productivas» y descubrí que no me estaban llevando a ningún lado. ¿Por qué hacía todas esas tareas molestas que no resultaban en nada?

Poco a poco fui organizando la basura y me preparé para empezar a botarla.

Bótala

Una vez te das cuenta de que tienes un hábito negativo (como revisar compulsivamente tu teléfono) es cuando comienza el verdadero trabajo.

Aquí empieza el proceso de des-adicción. Solo cuando eres consciente de tus actividades puedes comenzar a organizar tus prioridades.

Solo cuando eres consciente de tus actividades puedes comenzar a organizar tus prioridades. Clic para tuitear

«¿2 horas de Netflix al día? Voy a probar con solo una y media por esta semana.»

«Esto de responder todos los WhatsApps apenas llegan no me está funcionando. Mejor dedico 30 minutos al mediodía y 30 en la noche para responderle a todo el mundo.»

Así pasas de ser la persona más ocupada del mundo a una persona relajada y con tiempo. Así empieza tu nueva vida.

Sé que este no es el caso de todo el mundo. Sí hay personas que trabajan 14 horas al día, tienen 4 hijos y el poco tiempo que les queda libre no les alcanza para hacer todo lo que quisieran, pero esa no es la situación de la mayoría.

De hecho, casi siempre es lo contrario: los más ocupados organizan y disfrutan su tiempo libre mientras los menos ocupados nos quejamos de que el día no alcanza.

Este era mi caso y lo sigue siendo hasta cierto punto, pero como dije al principio del post, la mejora ha sido notable gracias a lo que dice Marco Aurelio acerca de concentrarse en lo importante.

En resumen

Identifica, organiza y elimina la basura.

Aprende a reconocer a los ladrones de tiempo. En ellos está la clave.

Agrupa las tareas pequeñas en bloques. Esto no solo te dará tranquilidad, también te hará más productivo en las tareas que sí importan (espectacularmente más productivo) por reducir el número de interrupciones.

Elimina lo que sobre, que seguro es mucho, y luego observa tu situación. ¿Sigues sin tiempo? Quizás te convenga contratar a algún experto para que te ayude a organizarte, pero estos casos son la excepción y no la regla.

Si eres como la mayoría, una buena limpieza de actividades basura será suficiente para recobrar la vida que se te está escapando entre notificaciones push y tareas sin sentido.

Yo lo hice y puedo asegurar que en solo unos meses los resultados son increíbles. Es solo cuestión de probar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *