La sabiduría es curiosa.

Mientras más viejo se hace un sabio, más profundas son sus enseñanzas.

Al mismo tiempo, mientras más profundas las enseñanzas, más sencillas sus explicaciones.

Un sabio sabe que la complejidad solo sirve para adornar el conocimiento superficial y proteger al orador que no sabe de qué habla.

El gran Gah Lin Doh conocía muy bien esta realidad, y dando uso a su asombrosa genialidad, escribió el texto que estás a punto de leer, titulado: Mi Despedida.

Lo que se muestra a continuación es un extracto de su último libro Meditaciones de Gah Lin Doh—escrito entre 2065 y 2075, su última década de vida antes de fallecer a los 168 años.

Mi Despedida

«Y para terminar con esta obra, que al mismo tiempo representa el final de mi vida, resumiré toda mi filosofía en una sola frase: no te tomes tan en serio

»Si los humanos entendiéramos lo basto que es el universo y lo pequeños que somos en comparación, ¡todos nuestros problemas se evaporarían en minutos!»

»Ya han pasado más de 100 años desde que iniciamos la búsqueda de vida fuera de La Tierra y no hemos encontrado más que enormes e inhabitadas rocas (planetas) a distancias tan lejanas que ni siquiera podemos alcanzar. Imagina que mañana hacemos el hallazgo más grande de la historia y descubrimos que sí existen los extraterrestres. Bien, no somos los únicos en el universo, pero ¿Tienes idea de lo especiales que seguimos siendo?»

»Ningún humano sabe por qué estamos aquí. Nadie sabe cuál es el significado de la vida y mejor aún, ¡Ni siquiera sabemos si tiene significado alguno!»

»La lucha por conseguir dinero, estatus y placer está justificada porque tiene beneficios reales que todos podemos percibir. ¿Pero el sufrimiento por no ‘estar a la altura’? ¿Por no ‘cumplir las expectativas’? ¡Esto es lo que no tiene sentido!»

»¿Quién crea las expectativas en un mundo donde nadie sabe lo que hace? ¿Donde los mismos ‘sabios’ no podemos decirte cuál es el motivo de tu existencia? ¡Quizás no haya ningún motivo! Quizás solo sea suerte, y en lugar de aprovecharla, vivimos machacándonos y desperdiciando nuestro corto tiempo en este lugar.»

»La vida no tiene sentido, y es esa falta de sentido la que la hace tan especial.»

»Mira a las plantas y sonríe, pues ellas saben por qué están aquí: ¡para vivir, nada más que eso! Para gozar de la luz del sol, de los nutrientes de la tierra, del agua que las humedece y del aire que las acaricia. Una planta no tiene ‘misión’ de vida y aun así comparte nuestro planeta con nosotros. ¿Por qué están aquí? ¡Quién sabe, pero lo están disfrutando!»

»Es por eso que antes de morir, te invito a vivir. A que experimentes todo lo que esté a tu alcance. A que no te preocupes por las críticas. A que no sufras por falta de lujos. A que no evites el dolor que la vida misma significa.»

»Vive, vive con fuerza y con pasión, que algún día morirás y pasarás la eternidad en la misma paz que el resto del universo.»

»Somos la excepción a la regla, el caos que habita en el interior de la calma infinita. Aprécialo, aprovéchalo, disfrútalo y no te tomes tan en serio, que a fin de cuentas, ni siquiera sabes por qué estás aquí.»

Artículo escrito por: María Muhammad Chiang el 30 de Marzo de 2089 en Madrid – Spaña.

El extracto Mi Despedida fue escrito originalmente por el sabio Se-Xing Gah Lin Doh. Esta publicación cumple con la normativa de derechos de autor y cualquier uso externo a esta página web será penalizado por las autoridades competentes.


Artículos relacionados:

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *